Posts Tagged ‘acelgas’

Garbanzos con acelgas

21/01/2010

Ingredientes:

  • 1 bote de garbanzos precocidos 
  • 1 bote de acelgas cocidas
  • 500 g de tomates maduros
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cuchara pequeña de pimentón dulce
  • 3 cucharadas de aceite de oliva

Poner a cocer los garbanzos y las acelgas mezclados en agua hirviendo con un poco de sal durante 10 minutos. Mientras, preparar un sofrito con el aceite, los dientes de ajo ya pelados y el tomate cortado en trozos pequeños. Cuando esté el tomate blando, añadir el pimentón y sofreírlo unos minutos más.

Retirar parte del caldo de cocción de los garbanzos y las acelgas, y añadir el sofrito a la cazuela. Se rectifica de sal y se deja cocer otros 15 minutos. Se sirve caliente, tras dejar reposar un cuarto de hora.

Fuente: Adelgazar.net

Puede comprar acelgas ecológicas online pinchando aquí

Anuncios

Acelgas maníaco depresivas

21/01/2010

Ingredientes:

  • 1 bote de acelgas
  • 1 bote de patatas cocidas
  • 1 lata de lomos de sardinas
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • vinagre de módena
  • sal

Para que las acelgas estén ricas (dentro de sus modestas e hipocalóricas posibilidades) va a ser importante el tratamiento previo.

En una cazuela con agua (no mucha) y un poco de sal ponemos cuatro o cinco patatas de bote a hervir durante un par de minutos y casi al final añadimos el contenido del bote de acelgas. Las acelgas poco tiempo, un hervor bastará. Escurrimos todo bien y reservamos.

En una sartén amplia ponemos un poco de aceite. Cuando esté caliente, añadimos los dos dientes de ajo picado. Cuando veamos que empiezan a dorarse, añadimos las patatas y las acelgas que teníamos reservadas y las salteamos con el ajo, añadiendo un poco de sal. Las ponemos en un plato regadas con un hilillo de aceite rico y le ponemos por encima un par de lomos de sardinas (que están estupendos, por cierto) que podemos haber hecho un segundo a la plancha vuelta y vuelta con un pelín de sal gruesa.

Unas gotas de vinagre de Módena acabarán de redondear la faena y le darán un toquecillo de lo más apetecible. Oye, luego te lo comes y la depresión no era para tanto.

Fuente: Cocina para impostores

Puede comprar acelgas ecológicas online pinchando aquí